Ahora estás en > Noticias > El Gobierno no combatirá la venta de vivienda social a fondos buitre porque es cosa de las CCAA

El Gobierno no combatirá la venta de vivienda social a fondos buitre porque es cosa de las CCAA

14 de Diciembre del 2016

ministro20minutos.es, Agencias, 14 de diciembre – El Gobierno está preocupado por la venta de viviendas sociales a ‘fondos buitre’, pero considera que no es cosa suya sino de las comunidades autónomas. Es lo que ha venido a decir el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante el Pleno del Senado, en respuesta a una pregunta del grupo parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea.

La senadora de este grupo María Pilar Garrido Gutiérrez interrogó al ministro sobre las medidas para impedir que las viviendas sociales sean compradas por fondos de inversión o entidades con ánimo de lucro, mientras que éste defendió la obligatoriedad de cumplir la ley y respetar los estatutos de autonomía. El ministro recordó que las competencias en materia de vivienda están asumidas por las comunidades autónomas y que “el Gobierno respeta la legalidad vigente”.

Según De la Serna, el Estado solo puede aprobar planes estatales de vivienda gestionados a través de las autonomías. En este punto recordó que el Ejecutivo aprobará un nuevo plan a partir de 2018 y hasta 2021. Para ello, ha convocado este jueves una conferencia sectorial en la que estarán presentes las CC AA.

El nuevo plan, según lo explicado por el ministro, busca continuar con el apoyo de la vivienda en alquiler mediante un programa específico de ayudas, al que se añadirán otras para los desahucios. El borrador del plan contempla la financiación de un programa de ayuda a los desahuciados de su vivienda habitual que se encuentren en situación de vulnerabilidad, mediante la constitución de fondos sociales de vivienda en alquiler.

La intención del Gobierno es que el nuevo plan de vivienda siga contando con el apoyo a la vivienda en alquiler gracias a un programa específico. El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó una prórroga del Plan de Vivienda 2013-2016 para que los beneficiarios del mismo no pierdan las ayudas a partir del 1 de enero de 2017.