Ahora estás en > Noticias > El precio de la vivienda crecerá en 2018, con una subida media del 5,5 % de la vivienda nueva, según ST

El precio de la vivienda crecerá en 2018, con una subida media del 5,5 % de la vivienda nueva, según ST

25 de enero del 2018

18 de enero – El precio de la vivienda seguirá creciendo en 2018, más en capitales de provincia que en otros municipios, y registrará una subida media del 5,5% en la vivienda nueva, según ha afirmado este jueves el consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, que también prevé que la evolución positiva del mercado esté soportada por un incremento de las ventas del 14,1% y un aumento de la concesión de hipotecas del 9,4%.

En un encuentro con los medios para presentar un informe con las previsiones para este año, Fernández-Aceytuno ha asegurado que el mercado continuará este año con la recuperación que ha vivido desde 2015, pero considera que todavía queda por abordar un “recorrido relativamente largo” hasta llegar a la estabilidad total del sector.

De cara a cierre del año, prevé que el número de transacciones inmobiliarias se sitúe en el entorno del medio millón de operaciones y que la concesión de hipotecas ronde las 315.000.

No obstante, no deja de lado que existen elementos de incertidumbre que pueden dificultar el desarrollo del sector, como pueden ser la dificultad de trasladar a las economías familiares la recuperación económica que vive el país o los cambios en la fiscalidad en las viviendas en alquiler, que puede tener un impacto sobre el mercado de las transacciones.

Por otro lado, también ha señalado que se están aumentando de forma progresiva los precios en las zonas geográficas en las que hay escasez de suelo finalista. En este contexto, ha hecho hincapié en que la falta de suelo finalista no es la que hace subir el precio de la vivienda, ya que la vivienda nueva es “la que en los modelos de cálculo hace subir el precio del suelo”.

Respecto a las hipotecas, ha destacado que la generación de transacciones sigue “en el lado sano”, por lo que continúa la prudencia que se instauró desde 2008 en la concesión de crédito hipotecario. Así, Fernández-Aceytuno cree que el hecho de que haya más rigor y más control en las transacciones ha ayudado a la mejora de la situación.

EL PIB, EL EMPLEO Y EL ALQUILER, CLAVES EN LA RECUPERACIÓN

El mantenimiento del crecimiento del PIB, la continuidad de la buena rentabilidad que proporciona el alquiler o la evolución positiva del empleo serán las herramientas “clave” para que en 2018 se consolide la recuperación por la que atraviesa el mercado inmobiliario. También serán importantes para la buena evolución tanto el interés creciente de los nuevos agentes del mercado por el sector residencial como la previsible entrada a bolsa de las promotoras “más representativas”.

En concreto, respecto al alquiler ha asegurado que hay “un auge clarísimo” de la compra para ponerla en alquiler. Así, de cara a este año prevé un crecimiento sostenido de esta modalidad, que en algunos casos aumentará también en la opción de compra a medio plazo. Los jóvenes serán los protagonistas de este aumento, ya que este grupo generacional (entre 25 y 35 años) siguen sin descartar la compra de la vivienda, aunque sí la ven como una opción para más adelante.

Sobre el alquiler también ha asegurado que se puede estar generando una burbuja de rentabilidad efímera y ha afirmado que la subida del precio de la vivienda en alquiler está siendo generalizada en muchos barrios, no solo en los que hay más turismo. “El negocio del alquiler es sensible a muchos aspectos y hay que ser precavido”, ha insistido Fernández-Aceytuno.

El empleo neto, según el consejero delegado de ST, es otra variable “clave” en el sector inmobiliario. De hecho, ha recalcado que es un indicador “bueno” para adelantar burbujas, porque normalmente las afiliaciones a la Seguridad Social y el precio de la vivienda suelen crecer de forma paralela. “Si el precio de la vivienda sube por encima de las afiliaciones de la Seguridad Social, habrá que ver a qué se debe”, ha apostillado.

Por otro lado, ha advertido de los problemas que puede haber en el coste de construcción por la falta de mano de obra cualificada que existe para construir lo que quieren las empresas. “Esta crisis se ha llevado por delante una industria completa de oficios que son necesarios para construir viviendas”, ha añadido.

CATALUÑA

Respecto a la crisis política en Cataluña, ha asegurado que el precio de la vivienda nueva “no es el mejor indicador para detectar una crisis política” y que puede haber sesgos si se tienen en cuenta publicaciones que lo tomen como referente, mientras que ha señalado que el alquiler sí que es más sensible a este tipo de circunstancias.

Según su índice de confianza, Cataluña, a finales de 2017, fue la única región que cae. De hecho, es la primera vez que lo hace en 5 años. Según Fernández-Aceytuno, esta caída en la confianza inmobiliaria se puede deber a un reflejo de la tensión en las perspectivas que la industria puede tener.

Por último, respecto a 2017, ha señalado que el año cerró con el precio medio del conjunto de la vivienda nueva situado en los 2.227 euros por metro cuadrado, lo que supuso un incremento del 5% en comparación con el mismo periodo de 2016.