Volver

España sigue la estela de Reino Unido, EEUU o Francia en el impulso a la promoción industrial de viviendas

La promoción residencial en España ha comenzado a cambiar y se prevé un «giro radical» en la construcción de viviendas tal y como se conoce hasta ahora, toda vez que la tecnología ligada a la industrialización de la promoción residencial es cada vez más importante en muchos países como Reino Unido, EEUU, Francia, Alemania, Suecia, Dinamarca o Noruega y que España está comenzando a seguir los pasos de estos países.

Así lo considera la promotora Aedas Homes, que señala que, «si bien es cierto que aún representa un pequeño porcentaje con respecto a la construcción tradicional», la conocida como construcción ‘offsite’, «se ha convertido en una tendencia y técnica de éxito a nivel internacional«.

«Todo apunta a que representará unas de las grandes revoluciones en el sector inmobiliario en el siglo XXI, tanto mundial como en España», señalan desde Aedas Homes, que considera que, al contrario que otros sectores, la construcción de viviendas apenas ha avanzado y sigue basándose en un sistema de trabajo secuencial que se prolonga hasta dos años al tener que realizarse las obras por fases que no se pueden simultanear.

Con la promoción industrializada, las viviendas se crean en modernas fábricas con una mano de obra técnica, lo que permite solapar y simultanear el proceso de elaboración ‘offsite’ (fuera del solar) con los trabajos ‘onsite’ bajo rasante, por ejemplo, de cimentación. De este modo, los diferentes trabajos de producción que conlleva la fabricación de las viviendas avanzan en paralelo con la consiguiente reducción de los plazos de entrega aproximadamente a la mitad.

Además de los plazos, factores como la mejora de la calidad de ejecución, el mayor control de los procesos, el aumento de la productividad o el menor impacto ambiental hacen que esta técnica de construcción esté creciendo ya de forma exponencial fuera de las fronteras españolas.

Países con grandes necesidades de vivienda de obra nueva como Reino Unido, que tiene por objetivo construir 300.000 casas al año, están viviendo una tendencia muy favorable hacia la industrialización de los procesos en la promoción residencial.

Esta necesidad se hace mucho más aguda en Londres, donde el Ayuntamiento ha visto en la industrialización una solución a la elevada demanda de vivienda nueva que hay en la ciudad, unas 50.000 unidades concretamente. De hecho, el Comité de Planificación Urbana de la capital británica ya ha pedido cambiar la legislación urbanística y dar paso a las viviendas industrializadas con el fin de solventar esta situación al reducir los plazos de producción.

Reino Unido no es un caso aislado en Europa. Según un informe de Roland Berger en el que se analiza la industrialización de viviendas en el mercado de viviendas unifamiliares y pareadas en el norte de Europa, se prevé que en Alemania el 23,5% del total de unidades de estas características construidas en el país en 2022 sea a través de técnica ‘offsite’.

Más destacable aún, según este informe, es el caso de los países escandinavos (Suecia, Noruega y Dinamarca), donde se espera que supongan el 43% del total del mercado en ese mismo año.

Fuera de Europa, la construcción ‘offsite’ está emergiendo con fuerza en el mercado estadounidense. Tanto es así que los expertos señalan 2018 como el año del despegue de este sector y calculan que el crecimiento global de este sistema de edificación en el país norteamericano será del 6% hasta el año 2022.

Muy significativa también es la situación de Singapur, donde ya es obligatorio que el 65% de los nuevos edificios se construyan bajo los parámetros ‘offsite’, en pro de una mejor calidad en la ejecución y de respeto al medio ambiente. En ese sentido, hasta el 70% de los bloques con estructura de hormigón construidos por el Housing & Development Board, la autoridad pública de desarrollo de vivienda, se ha producido a través de técnicas ‘offsite’.

Según datos facilitados por Aedas Homes, se trata de un programa que los expertos recomiendan implantar, también en Nueva Zelanda, especialmente en Auckland, una ciudad que necesita actualmente más de 30.000 viviendas para poder atender a la demanda y donde además se estima una necesidad adicional de 12.000 nuevos hogares al año.

Según los expertos del sector inmobiliario en España, es previsible que otras grandes promotoras incorporen a su negocio, al igual que ha hecho Aedas Homes – que tiene seis proyectos de este tipo en la Comunidad de Madrid – una cartera de proyectos ‘offsite’.

Los expertos de la promotora consideran que nuestro país está preparado a corto y medio plazo para la consolidación de esta nueva forma de hacer viviendas a nivel técnico y creen que, «aunque llegue más tarde que en otros países, el futuro de la promoción residencial en España pasa claramente por la industrialización».

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias