Volver

Casas típicas en la montaña

Hace mucho frío en invierno, sí. Pero, ¿hay algo mejor que calentarse al pie de una buena chimenea con vistas al Pirineo? No hay tantos servicios ni establecimientos: a cambio se respira una tranquilidad sin par. Hay una pequeña tienda que abastece de casi todo, en la que es cultivan las relaciones vecinales y el calor de la proximidad.

Así es la vida en la montaña. Y hoy nos hemos propuesto hacer para ti una selección de viviendas típicas, a la venta en las regiones de montaña de nuestro bello país. ¡Déjate inspirar por sus encantos!

Veamos una primera casa típica que encontramos en el valle de Benasque, en el Pirineo aragonés. Concretamente, en la localidad de Castejón de Sos. Se trata de una vivienda preciosa, que conserva las características arquitectónicas originarias de la zona. Consta de 500 m2 y tiene ocho habitaciones, con lo que puede ser una casa perfecta para vivir o invertir. ¿Te la imaginas convertida en casa rural?

Nos desplazamos al Valle de Arán para descubrir una gran casa unifamiliar aislada, de 419 m2, situada en la localidad de Betrén. Tiene una planta sótano, además de tres plantas, todas ellas con tres habitaciones y un baño. La sala de estar, la cocina, la buhardilla y el jardín son estancias de ensueño, ideales para cualquier amante de la montaña.

La casa que ahora te proponemos es la Era d’Agnès y es una preciosa vivienda de piedra en Peramea, un pequeño pueblo medieval situado en el Pallars Sobirà. Tiene unas vistas impresionantes a todas direcciones y está edificada sobre un terreno de 368 m2. Consta de dos plantas y un sótano, con tres habitaciones y tres baños. La cocina tiene terraza e incluye espacios polivalentes que los nuevos propietarios tendrán ocasión de personalizar.

Te parecerá una maravilla. Y no es de extrañar. Está casa pareada con vistas se encuentra en la Pleta de Bolvir (La Cerdanya). Consta de un amplio jardín y está acabada íntegramente en madera, lo que sin duda le otorga un aspecto cálido y acogedor. Tiene nada más y nada menos que 458 m2, seis habitaciones y siete baños. ¿Es que se puede pedir más?

Fíjate en esta casa, porque es la guinda al pastel. Se trata de una casa original del siglo XV, situada en Aínsa, en el Pirineo aragonés. Fue convertida en un hotel boutique con siete habitaciones, así que tiene todas las comodidades para disfrutar de un entorno de ensueño en plena montaña. La restauración fue en 2012, pero existe la posibilidad de seguir realizando reformas para alcanzar las doce habitaciones.

photo_autor

¿ Sabes quién es ?

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias