Volver

¿Vivirías en una masía del siglo XVI?

Pisos, apartamentos, áticos, dúplex… La obra nueva y moderna es muy práctica, pero cuando se busca algo más de encanto, tenemos otras opciones interesantes. ¿Qué te parecería vivir en una masía del siglo XVI? Uno no toma de la noche a la mañana la decisión de mudarse a una masía típica. Esta es una opción que debe ser considerada con calma, porque como ocurre con la mayoría de casas con historia, la inversión en reformas puede y debe ser muy cuantiosa.

Hoy te invitamos a visitar una masía del siglo XVI, situada en la comarca catalana de El Pla de l’Estany, muy cerca de su capital, Banyoles. Se trata de un vivienda de generosísimas dimensiones, que se compone por 1.200 m2 de casa y un total, entre cubiertos y anexos, de 2.300 m2. La casa debe ser rehabilitada en su totalidad, aunque su estructura se encuentra en muy buen estado. Entra y descubre su encanto.

Vivir en plena naturaleza y en una masía con historia

No todo el mundo puede plantearse vivir aquí. Para hacer el paso conviene tener las cosas muy claras. En primer lugar, porque la casa necesita una gran inversión. En segundo, porque vivir en esta masía significa alejarse – y mucho – del mundanal ruido. La casa cuenta con la distribución típica de una masía catalana, pero con unas dimensiones mucho más amplias.

La casa de guardas está habilitada para vivir como apartamento, de modo que si sus nuevos propietarios quisieran entrar a vivir desde el principio, podrían hacerlo sin problemas. Cuenta, además, con distintos anexos, antiguas cuadras, graneros y hasta un pequeña capilla, ubicada en el jardín. Toda la construcción está protegida por un muro en la parte posterior que circunvala la casa, como si de una vieja fortaleza se tratara.

masía masía masía masía masía masía

Naturaleza en estado puro

Vivir en esta masía significa necesariamente vivir en el corazón de la naturaleza. Desde la casa hay unas vistas espectaculares al Macizo de Montgrí, a los valles de Banyoles y su lago y a los valles que colindan con Girona. El espectáculo visual en los días claros es impresionante. La finca tiene 115 hectáreas de terreno, que se dividen en campos y bosques.

Las vistas desde la ubicación de la casa son espectaculares llegándose a divisar el macizo del Mongri, así como los valles de Banyolas, con el lago en primer plano y los valles colindantes a Girona capital, un espectáculo visual que pocas veces ofrecen las propiedades.

masía masía masía masía masía

Una masía de sueño o el negocio rural perfecto

La masía es grande, quizá demasiado para una familia de cuatro miembros, por ejemplo. No obstante, si la capacidad de inversión del propietario se lo permite, ¿por qué renunciar a ello? Otra opción interesante es la de habilitar la masía como negocio rural. Se encuentra en un enclave perfecto y es el sitio ideal para todos aquellos que necesiten respirar aire puro y disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor.

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias