Volver

Cómo organizar el cambio de armario para la nueva temporada

Suele suceder cada año, en la mayoría de lugares. El otoño ha llegado de un día para otro, sin dejarnos margen alguno. Si sales de casa por la mañana, te habrás dado cuenta de que es imposible hacerlo sin una chaqueta. Pronto habrá que relegar la manga corta, los shorts y las faldas cortas para la siguiente temporada de verano y echar mano de todos los outfits de otoño-invierno. Y para ello será necesario hacer el tradicional cambio de armario. Si tienes espacio en casa, quizá no lo necesites. Pero si te toca optimizar cada centímetro, lo más probable es que no te quede otro remedio que reorganizar la ropa para tener más a mano la que usarás de ahora en adelante.

Sabemos que este proceso es un tanto pesado. Que lo dejas para última hora, cuando ya no tienes más remedio que ponerte con ello. Por eso queremos darte algunos consejos y recomendaciones que harán más fácil el cambio de armario y su organización para esta próxima temporada. Verás como no te resulta tan complicado y lo tienes listo en apenas unos minutos.

Cómo organizar el armario para el cambio de temporada

1. Reserva un rato del fin de semana

O de cualquier día que tengas libre. No te propongas hacerlo todo en un día normal, porque el cambio de armario tiene que hacerse sin prisas ni agobios. Si sabes que este fin de semana será tranquilo y vas a dedicarte a poner en orden tu hogar, asigna esta tarea a ese día. Lo importante es que puedas dedicarte a ello de una sola tacada, sin dejar ropa pendiente de clasificar por los rincones.

2. Ármate de valor: saca todas tus prendas a relucir

Lo primero que tienes que hacer, necesariamente, es sacar todas las prendas que tienes en el armario. No puedes organizarlo si ni tan siquiera sabes qué hay dentro. Por tanto, nuestra recomendación es que dispongas toda la ropa sobre una mesa y, a partir de ahí, vayas a por los siguientes pasos.

3. Descarta y tira (en serio) todo aquello que no vas a usar

Olvídate de los porsiacasos. Ese jersey que ya no te pones y que te vendría fenomenal como pijama o como ropa para andar por casa no lo vas a usar jamás. ¿Qué hacemos con ese vestido que te compraste para aquella ocasión estelar, pero que ahora no te pondrías ni en carnavales? Pues fuera. Dispón una bolsa con ropa para donar y despeja tu armario de prendas que no te servirán de nada, más que para robar espacio a la ropa que necesitas de verdad.

Cómo organizar el armario para el cambio de temporada

4. Aprovecha para limpiar e higienizar

El fondo de tu armario debe estar limpio y reluciente para almacenar la ropa de la nueva temporada. Aprovecha ahora que lo has vaciado para hacer una buena limpieza a fondo y librarte de polvo y ácaros. No hace falta mucho: un paño ligeramente húmedo y un poco de jabón. Seca bien el armario por dentro y por fuera. Ahora está listo de verdad para volver a guardar tus outfits de temporada

5. Organiza tu ropa de temporada por categorías

Puede haber tantas maneras de organizarse como personas existen, de modo que aquí cada uno es libre de hacerlo como quiera, con sus filias y sus fobias como grandes consejeras. Lo ideal, eso sí, es tener bien clasificadas las prendas por tipos (camisetas, jerseys, chaquetas, pantalones, faldas…). Si luego quieres hacer subclasificaciones por colores, estampados u otras preferencias, allá tu criterio. Sea como sea, la organización es clave para no terminar con el armario revuelto en tan solo dos semanas.

6. Guarda y almacena bien la ropa que dejas de usar

La ropa de la temporada anterior permanecerá guardada durante los próximos meses, así que debes asegurarte que está almacenada en las mejores condiciones. Si vas a guardarla dentro del mismo armario, sitúala en las estanterías que no están tan a mano. Si tienes que tirar de trastero, porque tu piso no da para más, asegúrate de poner la ropa en bolsas o cajas cerradas en las que no puedan entrar las polillas ni la humedad. Estas cajas para guardar ropa son muy útiles porque pueden meterse debajo de la cama y tienen una ventana abierta para que sepas qué hay en cada una de ellas. Si te hace falta espacio, puedes probar con estas bolsas de almacenamiento al vacío o decantarte por estas cajas básicas transparentes, que pueden etiquetarse para no perderlas de vista.

Y tú, ¿ya te has puesto manos a la obra con el cambio de armario? ¡Cuéntanos qué tal!

photo_autor

¿ Sabes quién es ?

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias