Volver

10 consejos prácticos para no desperdiciar alimentos en casa

Todos los años tiramos a la basura 7,7 millones de toneladas de alimentos. Esto sucede en España pero, según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en todo el mundo se desperdician hasta 1.300 millones de toneladas al año. Nuestro país es el séptimo de la Unión Europea que más comida desperdicia. Buena parte de culpa la tenemos en los hogares, aunque los procesos de manipulación y transformación de la industria alimentaria también tienen correspondiente porción de responsabilidad.

En 2019, la 74a Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 29 de septiembre Día Internacional de la Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, con el objetivo de luchar para la sostenibilidad en la producción de alimentos, la seguridad alimentaria y la nutrición.

Y tú, ¿cómo lo haces en casa? ¿Eres de los que practican la cultura del aprovechamiento o tiras demasiada comida a la basura? Hoy queremos darte diez consejos de oro que te ayudarán a mejorar tus hábitos en casa para dejar de desperdiciar alimentos.

planificar menú alimentos

1. Planifica un menú semanal

Tener claro qué vas a comer cada día de la semana es una ventaja muy interesante. En primer lugar, porque no tendrás que pensar a diario qué debes comprar, cocinar y comprar. En segundo, porque gracias a esto comerás mejor y más saludable.

2. Haz una lista de la compra consciente

Tener planificadas las dietas de toda la semana también nos ayuda a hacer compras más lógicas y conscientes. Al tener organizadas las comidas, sabemos qué necesitaremos exactamente y podemos anotarlo en la lista, siendo perfectamente razonables en la gestión de la compra de alimentos. Que es lo que peor se nos da. ¿Cuántas cosas que no tenías previstas metes cada semana en tu carro de la compra?

3. Almacena los alimentos de la manera adecuada

Una vez realizada la compra, toca almacenar bien los alimentos. Asegúrate de tener bien ubicados los frescos (pescado, carne, fruta y verdura) para situarlos en la zona correcta de la nevera o prepararlos para la congelación. Una vez cocinados, no pierdas la oportunidad de guardarlos en el táper correcto, para que no se estropeen antes de lo que deberían. Usa recipientes de calidad, preferiblemente de vidrio y con cierres herméticos.

4. Revisa las fechas de caducidad y consumo preferente

Como sabes, los productos tienen asignadas fechas de caducidad o de consumo preferente. Ten en cuenta esto a la hora de hacer la compra, no sea que termines llevándote a casa un alimento que no consumirás enseguida, pero que caduca a los dos días. Si quieres ahorrar, escanea los frigoríficos del súper: a veces ofrecen productos a punto de caducar por un precio mucho más económico. ¡Pero asegúrate de que los consumirás dentro del período de consumo preferente previsto!

desperdiciar alimentos

5. Aplica las técnicas de congelación de alimentos correctas

Ojo con los congelados. Si vas a congelar algún producto, asegúrate de que lo haces en las condiciones correctas. Debe congelarse a una temperatura de -18ºC sin romper la cadena de frío, utilizando bolsas especiales para congelación o recipientes de plástico. Es la manera de evitar quemaduras. Los alimentos, además, deben estar fríos para poder congelarse y no puedes congelar un alimento que ya estuvo congelado, a no ser que lo hayas cocinado previamente.

6. Prueba una máquina de envasado al vacío

Es una solución económica y perfecta para evitar el desperdicio de alimentos. Al envasar los productos al vacío, conseguimos alargar su fecha de caducidad, reducimos espacio en la nevera o el congelador y preservamos las cualidades del producto, tanto en sabor, como en aspecto y textura.

7. Mantén ordenadas despensa y nevera

Si tu nevera y tu despensa son un caos, pronto te darás cuenta de que compras mucho más de lo que necesitas y que muchos de tus productos terminan caducando sin que nadie de la casa se haya percatado. ¿Cuántas veces se te han olvidado esos deliciosos canelones de tu madre en el fondo de la nevera? ¿Y ese bote de garbanzos que caducó en la década pasada? Usa botes de plástico o vidrio transparentes, que te ayuden a localizar rápidamente los alimentos que necesitas.

despensa ordenada alimentos

8. Haz un buen cálculo de las cantidades

Tanto si vives solo, como en pareja o en familia, debes empezarte a aplicar con el cálculo de las cantidades. Quizá no es necesario cocinar lentejas para un regimiento, ni comprar fruta como si no hubiera un mañana. Ten en cuenta que se trata de productos perecederos, que fácilmente se estropean para terminar en la basura.

9. Aprovecha las sobras

¡Nada de tirar las sobras! Si el domingo habéis cocinado cosas ricas, ¿por qué no las guardáis para otro día de la semana? Además de ahorrar tiempo en la cocina, tendréis ocasión de daros un capricho gastronómico entre semana. ¿Y qué hacemos con la carne del puchero? Pues croquetas, de las de toda la vida. Ya estás tardando en llamar a tu madre para pedirle la receta.

10. Compra solo lo que necesitas

La sostenibilidad es importante en el ámbito de los alimentos. Cuando vayas al supermercado, compra únicamente lo que necesitas. Si además estás haciendo dieta, te vendrá de perlas para comer más saludable. Pasa de largo de las bolsas de patatas, los chocolates y todos aquellos alimentos que en realidad no te hacen bien. Compra solo lo que necesitas y comprobarás que desperdicias menos y gastas lo justo. ¡Ese es el camino!

photo_autor

¿ Sabes quién es ?

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias