Volver

¿Cómo se calcula el valor de una vivienda?

Es lógico que en algún momento de tu vida (y especialmente ahora, después de haber pasado tanto tiempo en casa) te des cuenta de que la casa o el piso en el que vives no cubre tus necesidades. ¿Quizá te haga falta una habitación para teletrabajar? ¿Una terraza para tomar el aire? ¿Tal vez necesites conectar de nuevo con la naturaleza fuera de la gran ciudad?

Si has decidido emprender la aventura de encontrar un nuevo hogar, seguramente necesites vender el piso en el que vives ahora mismo. Y en este caso, lo más lógico es que te preguntes cuánto cuesta tu casa y por cuánto puedes venderla. Para ello, la herramienta fundamental es la tasación.

Bueno, debes saber que hay distintas formas de calcular el valor de una vivienda. Es la mejor manera de fijar el precio más adecuado a la hora de venderla. La tasación comparativa es la opción más idónea y objetiva.

¿Cómo se calcula el valor de una vivienda?

Cómo saber por cuánto puedes vender tu casa

La manera más idónea de calcular cuánto cuesta un inmueble es a través de la tasación comparativa. ¿Cómo se hace esto? Pues valorando la propiedad y comparándola con otras seis propiedades similares. De este modo conocerás el valor del mercado y obtendrás el precio de venta de tu casa. 

Pero alto ahí, antes tendrás que hacer un buen análisis de la vivienda. ¿En qué barrio se encuentra? ¿Tienes muchos servicios cerca? ¿Cuál el estado de la misma? Pero vayamos por partes.

1. La localización

Es fundamental que antes de tasar la vivienda, se tenga en cuenta la localización. ¿Está situada la vivienda en una capital de provincia o en un pueblo pequeño, a muchos kilómetros de una gran ciudad? Las diferencias de precio pueden ser más que relevantes. Y es que es lógico que una vivienda de 80 metros cuadrados con dos dormitorios, salón, cocina y cuarto de baño no cueste lo mismo en Madrid capital que si está situada en las afueras.

Sobre el lugar en el que está ubicada la vivienda, además, hay que tener en cuenta el número de habitantes, los servicios que hay cerca (colegios, hospitales, centros de salud, farmacias, bibliotecas, parques y jardines, supermercados, etcétera), la comunicación y las conexiones con el transporte público (metro, autobús, tren) y la actividad de la zona (bares, tiendas, restaurantes, espacios de ocio, entornos naturales…).

2. El estado de la vivienda

A continuación, lo que hay que hacer es analizar la vivienda que estamos pensando en vender, teniendo en cuenta las características y el estado, tanto de la vivienda como del edificio en el que se encuentra ubicada. Empecemos por la situación del inmueble: ¿tiene zonas comunes? Ahora mismo, y especialmente tras la pandemia, valoramos que las urbanizaciones tengan espacios como piscina, gimnasio, sauna, jardines o patios. Ahí tienes un plus clave para tener en cuenta en los cálculos. Luego hay que tener en cuenta otras cuestiones, como la accesibilidad. ¿Tiene ascensor? ¿Se trata de un edificio histórico? ¿Tiene garaje, trastero, un gran portal?

En cuanto a la vivienda en sí, deberemos tener en cuenta las dimensiones y los materiales de construcción empleados, así como la distribución. Porque no valdrá lo mismo un ático diáfano que una vivienda que tenga habilitadas varias habitaciones para usos múltiples (trabajo, juego, deporte…).

El siguiente factor más importante a la hora de valorar el inmueble es el año de construcción, pero también si en los últimos años ha experimentado una reforma integral. Cuanto mejores y más nuevos sean los materiales, más segura será la casa y, por tanto, más valor tendrá. Por último, deberemos analizar bien la orientación: ¿la vivienda da al patio? ¿Es completamente exterior? La altura también te dará pistas sobre su valor: a mayor altura, mejores vistas.

¿Cómo se calcula el valor de una vivienda?

3. Compara con otras viviendas similares a la venta

Cuando hayas analizado todas estas características, habrá llegado el momento de comparar. Te recomendamos entrar en un portal inmobiliario como habitaclia para buscar viviendas similares en la misma zona y averiguar qué precio tienen. Verás que con el buscador es muy fácil filtrar y localizar viviendas en tu mismo barrio, con las mismas características que la tuya. De este modo, te harás una idea y podrás calcular el precio aproximado por el que puedes vender tu casa. 

4. Conoce el valor catastral

El valor catastral es una referencia muy importante, que puedes obtener en el Catastro. Se trata del valor que se asigna a un inmueble de acuerdo con distintos parámetros, como el valor de la construcción, el suelo sobre el que está edificado y otros muchos criterios, relacionados con la normativa que establece cada municipio. Si quieres este dato solo tendrás que acudir a la sede del Catastro municipal y revisar el recibo del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles). No obstante, ten en cuenta que desde el 1 de enero de 2022, el valor de referencia del Catastro se calcula en base al precio de la compraventa real de las viviendas.

5. Por último, consulta con un experto para calcular el valor de tu vivienda

Está bien que hagas estos cálculos por ti mismo, pero en cualquier caso, siempre es mejor y más eficaz acudir a un experto. Arquitectos, ingenieros y expertos en la industria inmobiliaria son los profesionales más indicados para calcular el valor de tu vivienda. Es la manera de no correr el riesgo de obviar muchos elementos que son importantes, como la situación económica del país o de la comunidad autónoma.

Si tienes clara la idea de hacer una mudanza, pero aún no sabes a dónde, en nuestro buscador encontrarás la vivienda perfecta para ti.

photo_autor

¿ Sabes quién es ?

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias