Volver

¿Me puedo permitir comprar una casa?

No todo el mundo puede permitirse comprar una casa. De hecho, un informe recién publicado por Global Advisor de Ipsos revela que casi 7 de cada 10 españoles ven poco probable que puedan permitirse comprar una vivienda en su ciudad. Sin embargo, en muchas zonas de España resulta más barato pagar una hipoteca mes a mes que abonar lo que cuesta un alquiler.

De ahí que muchas personas se planteen comprar una casa en propiedad. Si tienes previsto hacerlo o te lo estás pensando, sería bueno que tengas en cuenta una serie de cuestiones, imprescindibles para determinar la viabilidad de la compra.

Tener unos ingresos estables

Y elevados, claro. Si no tienes trabajo o actualmente estás sin ingresos, plantearse la compra de una vivienda es sencillamente inviable. Para poder contratar un préstamo hipotecario el banco te pedirá pruebas de que tienes unos ingresos estables, regulares y relativamente elevados. También es importante no tener otros créditos pendientes, para no caer en lo que se denomina ‘sobreendeudamiento’.

Según recomendaciones del propio Banco de España, lo más recomendable es no destinar más del 35% de los ingresos mensuales netos al pago de las deudas. De este modo, si cobras 1.500 euros, tus deudas hipotecarias y de otros préstamos no deberían sumar más de 525 euros.

IRPH Hipotecas

Contar con ahorros

Si comprar una casa es complicado en los tiempos que corren, tener ahorros, todavía más. La mayoría de bancos no financian el 100% del precio de la vivienda, de modo que si solicitas una hipoteca, lo más probable es que la entidad financiera tan solo decida cubrirte un 80% (como máximo) del valor de la tasación o de compraventa del inmueble. De ahí que sea tan importante tener ahorros.

Otra cuestión que debes tener en cuenta y que no siempre se contempla es la de los gastos de constitución de la hipoteca y los de compraventa. Aunque ahora mismo algunos los cubre el banco, es importante que sepas que el mero trámite de la compra supone unos gastos de entre el 10 y el 15% del valor del inmueble.

¿Hipoteca a tipo fijo o variable?

El Euríbor es el índice por el que se rigen la mayoría de hipotecas en nuestro país. Actualmente, y a pesar de que lleva tres meses subiendo, ha tocado mínimos y las hipotecas se han vuelto a abaratar. Sin embargo, una subida del índice provocaría un encarecimiento de las cuotas mensuales. En este sentido, deberás calcular si podrías pagar las mensualidades en el caso de que el Euríbor a 12 meses registrara unos valores de entre el 2 % y el 3 % (es su media histórica).

Una manera de evitar que los vaivenes del Euríbor repercutan en nuestra hipoteca es la de contratar una hipoteca a tipo fijo. El interés de estos préstamos se mantiene siempre constante, por lo que sus cuotas nunca cambian. Además, los bancos ofrecen actualmente unos tipos de alrededor del 2 %, así que puede ser un buen momento para contratar uno de estos productos. Eso sí, debes tener presente que, en este caso, las cuotas serán algo más altas, ya que el interés de las hipotecas fijas es, de momento, un poco más alto que el de las variables.

Las noticias del sector en tu email

recibe semanalmente nuestro boletín de noticias